Recuerda que un boiler es de vital importancia para todas las casas mexicanas, bañarse con agua caliente es una necesidad y lo hacemos casi todos los días. Por eso, todos los equipos de calefacción, tanto calderas como calentadores de agua, requieren un mantenimiento anual.

La funcionalidad de un boiler puede verse comprometida fácilmente y el impacto en la eficiencia energética puede convertirse en un gran gasto para el usuario final. Por eso es importante hacer pequeñas verificaciones, que no son difíciles y que cualquiera puede hacerlo.

Puedes Inspeccionar alrededor y debajo del equipo para ver si hay fugas de agua. Asegúrate de que el área alrededor no haya obstrucciones y libre de materiales que puedan un tapón.

Verifica las lecturas de temperatura y/o lecturas de presión para saber que todas estén dentro del rango diseñado. Esto lo puedes checar en el manual de uso. Inspeccione la abertura de aire de combustión y trata de escuchar siempre atentamente cualquier vibración o ruido inusual del equipo.

Abre el drenaje y sopla el agua de las tuberías cuando la caldera no esté en uso. Realice un seguimiento de los parámetros del boiler, como el combustible consumido, la temperatura y la presión. Esto asegura que el sistema esté funcionando como se espera.

Verifica regularmente las lecturas de presión para el vapor de salida, así como la entrada de agua. Observa el horno periódicamente a través del puerto de visualización. detecta hollín y anomalías en las llamas.

Con este simple chequeo puedes ahorrar dinero, pero si detectas algún problema no dudes en llamar a: Refrigeración Palomino.