El refrigerante es un compuesto que normalmente se encuentra en estado líquido o gaseoso. Absorbe fácilmente el calor del ambiente y puede proporcionar refrigeración o aire acondicionado cuando se combina con otros componentes como compresores y evaporadores. Cambia de líquido a gas a medida que absorbe calor y luego lo libera al aire libre. Un refrigerante es una combinación de diferentes fluidos de transferencia de calor dentro de un sistema de aire acondicionado.

Los refrigerantes anteriores se consideraban dañinos tanto para los seres humanos como para el medio ambiente, pero con la mejora de la tecnología, el gas refrigerante ahora es más seguro para los humanos y también para el medio ambiente. El refrigerante de tu sistema de enfriamiento nunca debe tener fugas.

Todas las unidades están diseñadas para usar el refrigerante con el que vienen durante su tiempo de servicio. Recargarlo retrasa un problema existente que seguramente empeorará con el tiempo, o incluso podría causar problemas más graves. Además, existen diferentes tipos de refrigerantes y su combinación puede causar más daños al sistema.

Algunas señales de que deberías llamar a un experto porque hay problemas con el gas, son:

Silbidos, burbujeos u otros ruidos provenientes de las paredes o rejillas de ventilación

Hielo o puntos congelados formándose a lo largo del serpentín del evaporador de la unidad.

Enfriamiento desigual y puntos cálidos en áreas que solían estar frescas

Problemas de enfriamiento

Si observas alguna de estas características, llama a: Refrigeración Palomino.